1992 CIUDAD DEL NHORTE

30 ANIVERSARIO NHORTE (II)
En nuestro viaje semanal a través del tiempo, y los distintos universos por los que transitó el Campamento Nhorte hasta cumplir su 30º Aniversario, visitamos hoy 1992.
Repleto de eventos, que llevaron el nombre de España a las portadas de todos los medios internacionales, el año 1.992 supuso también para Nhorte un importante salto cualitativo. Cargados de ilusión por el éxito de nuestro estreno el año anterior, Nhorte acometió una serie de remodelaciones en sus instalaciones que comenzaron a perfilar el ideal de instalación que perseguíamos. ¡Estrenábamos las cabañas! Obra del arquitecto y miembro fundador de Nhorte, Nacho Zarandona, esta nueva construcción, premiada por su originalidad y adecuación al entorno paisajístico, vino a convertirse en la gran protagonista de ese frenético año. Pensada en el campamento para acoger a l@s más pequeñ@s, se convirtió también, fuera del período estival, en un alojamiento alternativo por el que aún hoy siguen pasando viajer@s deseos@s de conocer este hermoso entorno asturiano.
El número de participantes en nuestros Campamentos creció sustancialmente, y la Ciudad del Nhorte (nombre genérico de los tres primeros años) siguió buscando sus señas de identidad, todos esos rasgos, usos, canciones y juegos que hoy nos son tan reconocibles. Continuaba esa recién estrenada cantera de grandes Nhortes (monitor@s en nuestro argot) cuya imaginación y creatividad conectaron inmediatamente con aquell@s primer@s participantes que todavía hoy recuerdan sus nombres con cariño.
Con un ojo puesto en una Europa a la que España acababa de unirse tras muchos años de aislamiento, Nhorte editaba su convocatoria también en inglés y francés, anunciando de algún modo lo que más tarde se materializaría en nuestros campamentos internacionales.
Os dejamos aquí muestra gráfica de algunas estampas de aquel año, así como de las distintas publicaciones promocionales de nuestras actividades, convencidos de que a más de un@ le va a dar un pellizquito en el corazón, y aprovechamos también para desearos unas felices fiestas navideñas, así como un -esta vez sí- próspero año nuevo.

Sin comentarios

Añadir un comentario