AJEDREZ

Es el juego de moda por algunas series televisivas, pero seguramente podemos afirmar que ningún otro juego (deporte para quienes compiten), ha tenido mayor continuidad y repercusión desde los principios de la edad media, cuando los árabes lo trajeron a Europa importado desde india, hasta nuestros días.
Concebido quizás en origen como una maqueta sobre la que practicar tácticas militares, el juego del ajedrez ha demostrado ser beneficioso para la creatividad, el espíritu emprendedor, la capacidad de planificación, el aprendizaje de las matemáticas, la mejora de la memoria y la lectura y un montón de cosas más.
Aprender a mover las fichas lleva solo un rato pero ser un gran maestro es tarea de muchos años y mucho estudio. Los entendidos que comprenden lo que sucede sobre el tablero, disfrutan de la genialidad de las grandes partidas y de los movimientos que inesperadamente hacen cambiar el rumbo de la contienda.
En el campamento nunca faltó un sencillo ajedrez, aunque es cierto que el formato gigante, con nosotros desde hace años, es una invitación permanente a sumergirse en este particular universo, como uno más en la partida.

Sin comentarios

Añadir un comentario