EL NILO

Es el río africano por excelencia y el segundo más largo del mundo con algo más de 6.850 klms. de longitud, después de que modernas mediciones haya dejado el primer puesto para el Amazonas.

La búsqueda de sus fuentes fue motivo de exploraciones de grandes aventureros que nos descubrieron un Nilo Azul que nacía en el Lago Tana, en Etiopía (el español Pedro Páez fue seguramente en primer europeo en dejar constancia de su llegada al lugar alrededor de 1.620), y un Nilo Blanco que nacía más al sur, en el Lago Victoria o incluso en el río Kagera, entre Ruanda y Tanzania, que vierte sus aguas en este gran lago: aquí hay que nombrar al inglés John Hanning Speke como primer europeo en llegar en 1.858 al lago que Speke denominó Victoria y a Henry Morton Stanley que circunnavegó el lago y encontró las Cataratas Ripon por las que el lago desagua y se hace Nilo.

La cuenca del Nilo es inseparable de la cultura egipcia a la que alimentó material y espiritualmente durante 3.000 años y sin el Nilo no habrían sido posibles ni la construcción de las pirámides ni el
legado de la escritura sobre el papiro que crecía en su ribera.

La desembocadura del Nilo en un anchísimo delta es toda una exhibición de fuerza y poder de un río que tras su largo recorrido desemboca lleno de energía.

Sin comentarios

Añadir un comentario