HABLANDO DE JUGUETES

No creo que haya mañana más alegre ni que tanta felicidad general promueva que la del 6 de enero. Estos días es imposible no haber tenido algún juguete en la cabeza con el que hayamos pasado momentos fantásticos cuando éramos más pequeños.
Para el que escribe, el regalo de mis sueños fue un mecano que atornillé y desatornillé hasta que las piezas fueron desapareciendo, seguramente huidas por el incesante esfuerzo al que las tenía sometidas.
En las casas vecinas, apasionados de lo último en tecnología, esperaban el Scalextric como hoy se puede esperar el último videojuego, un dron o unas gafas de realidad aumentada. Sin embargo, el regalo estrella entonces, y para muchos y muchas aún hoy, era la bicicleta, a cuyos pedales cambiaba la perspectiva del mundo.
Nuestro campamento de este verano quiere ser más como un antiguo y súper popular icono de otra época, los "Juegos Reunidos", una caja que contenía un sin fin de variado entretenimiento, listo para ser compartido, porque el mejor regalo siempre fue jugar con amigos.
¿Te acuerdas de cual fue tu juguete favorito?

Sin comentarios

Añadir un comentario