¡HALLOWEEN! ¿POR QUÉ NO?

Hace más de 2000 años los celtas celebraban en una noche como la de mañana el final de las cosechas y el final del año. Era un mágico momento de tránsito en el que algo moría y algo venía a la vida, y los fuegos y la música espantaban a los fantasmas que esa noche se daban una vuelta por el mundo.
En el siglo VII, el cristianismo utilizó estas fechas para celebrar el 1 de noviembre una misa de “Todos los santos”, siendo la noche anterior, en inglés, All Hallow´s eve, (la noche de todos los santos), que derivó en Halloween.
Parece que fueron los irlandeses quienes se llevaron a América la tradición de Halloween con disfraces y jugarretas de los niños, que esa noche se dedicaban a dar sustos y hacer trastadas como retirar las portillas de las casas en sus pueblos. Con el tiempo, para evitar estas picias, que iban subiendo de tono, se llegó a negociar entre niños y vecinos, dando origen al famoso “truco o trato!”.
Este año, los entusiastas de esta fiesta van a tener pocas posibilidades de celebrarlo con reuniones y pasacalles, pero si eres un fan te animamos a que nada te quite las ganas de decorar un poco tu casa, tunear una calabaza, poner unas velas, disfrazarte y mandarnos una foto con tu imagen más “terrorífica” o incluso cocinar algún pastel con aire festivo.
¡Que te diviertas!

Sin comentarios

Añadir un comentario