LAS REGLAS DEL JUEGO

Cada juego tiene sus reglas que le definen y jugar significa aceptar las reglas. Para cambiar el juego solo hay que cambiar las normas y quien cambia las normas está cambiando el juego.
Si jugamos todos con las mismas normas jugamos al mismo juego y todos podemos divertirnos, quien rompe las reglas conscientemente o sin darse cuenta, siempre deja a uno o varios fuera del juego.
Busca un juego en el que te gusten las reglas: si las normas no te gustan, si te parecen injustas, insuficientes, anticuadas, peligrosas, denigrantes, aburridas, feas, tontas, innecesarias, o sencillamente inaceptables, seguramente no te guste el juego.
Por el contrario hay juegos que apetecen ya antes de empezar a jugar porque las reglas son divertidas, retadoras, alternativas, claras, agudas, atrevidas, atractivas, creativas… Quien inventa un buen juego, con unas buenas reglas, ¡es un genio!
De alguna manera somos aquello a lo que jugamos y cómo lo jugamos: aprende a jugar limpio, juega bien, juega bonito.

Sin comentarios

Añadir un comentario