LIVINGSTONE

Cuando decidimos subtitular nuestro programa africano “Todas las aventuras”, pensábamos sin duda en un personaje como David Livingstone. Escocés, médico, misionero, geógrafo, naturalista, firme luchador contra la esclavitud e infatigable explorador.

En sus largos viajes (a pie generalmente, algunas veces a lomos de un buey otras en canoa), descubrió las fuentes del río Cassai, el lago Ngami, las cascadas del río Zambeze a las que bautizó como cataratas Victoria, penetró en el Kalahari y cruzó África desde Zanzibar en la costa del Índico hasta Boma en la desembocadura atlántica del río Congo, entre otros muchos logros.

Contactó con centenares de tribus, padeció fiebres, hambre y sed fijo, fue atacado por leones, hipopótamos, cocodrilos y serpientes y de la tonelada de aventuras que vivió dejó memoria en obras como Expedición al Zambeze o Viajes y expediciones en el África del Sur (1857).

En 1871 H.M. Stanley encontró a un desaparecido y maltrecho Livingsotne en Ujiji, junto al lago Tanganica (“Master Livingstone, I presume?”), y tras pasar unos meses con él y dotarle para una nueva expedición en busca del origen del Nilo se separaron definitivamente. El 1 de Mayo de 1873 Livingstone es encontrado muerto a orillas del lago Banguelo, en Zambia. Tenía 60 años. Su cuerpo sería sepultado en la abadía inglesa de Wetminster casi un año después, aunque la leyenda cuenta que su corazón fue enterrado por los nativos que le acompañaban al pie de un árbol del lago, permaneciendo en África para siempre.

Sin comentarios

Añadir un comentario