LOS JUEGOS CIENTÍFICOS

Ayer día 10 se podía ver desde nuestro país, al menos en teoría, una porción de un eclipse solar a eso del mediodía. Desde el campamento, disfrutando de una día totalmente despejado y con protección hubo un momento en que me pareció que efectivamente se veía el sol con un mordisquín.
Quienes tienen inquietud por saber cosas curiosas de la naturaleza siempre han encontrado la manera de disfrutar de ello como un juego. Hacerse con un sencillo telescopio, o con su primo el microscopio, es garantía de tardes y noches enormemente entretenidas.
Los juegos de química fueron siempre muy populares y a pesar del peligro que podían entrañar a primera vista sorprendieron siempre a chicos y chicas sin lamentar incidentes reseñables. En la actualidad se unen a estos algunos juegos relacionados con la biología, la biodiversidad y el cambio climático, que suelen disfrutarse más en compañía.
La ciencia entendida como un juego hace que eso de comprender y querer más el mundo en que vivimos, sea una gran verdad, ¡y seguro que no pocas vocaciones científicas han comenzado con una colección de minerales y una lupa o con un esqueleto desmontable!
Atrévete, y juega a la ciencia.

Sin comentarios

Añadir un comentario