2006 VIVA LA MÚSICA

 
Nhor-te-mi-fa-sol-la-si-do…. Así rezaba el título de nuestra convocatoria para el verano del año 2006, en el que la finca Los Malatos, sede de nuestros campamentos, acometía una remodelación que cambiaría por completo su aspecto, y se iba acercando al ideal de instalación que teníamos en la cabeza. A la explanación de algunas zonas para su mejor aprovechamiento, le siguieron la construcción de un Pabellón/Comedor al que llegamos justitos, como podéis ver en las fotos, por lo que en lugar de las actuales cristaleras, aun por instalar, lo cubrimos con unos estores gigantes que le daban un aspecto muy campamental. Los carritos para transportar las viandas se convirtieron en un elemento imprescindible para acortar los tiempos y hacer llegar caliente la comida a la mesa, siempre una obsesión del personal de cocina.
También estrenábamos piscina, que cambiaba de ubicación y que sin duda se convirtió en una de las estrellas del verano.
Y finalmente, estrenábamos las modernas canchas de deportes que, ahora sí, permitían botar con normalidad un balón de baloncesto, o dar un pase certero jugando al fútbol. Cómo no recordar los grandes enfrentamientos al final de cada campa entre Ecos y Nhortes que aún mantienen la tradición.
La música invadió cada rincón del campamento, y se sucedieron un sinfín de festivales, actuaciones y conciertos. No podía faltar, claro, el fastuoso festival de Nhortevisión, con su Massiel, su Salomé, su Rosa de España… y la gloriosa actuación de un@s acampad@s totalmente entregad@s a la banda sonora del campamento. Qué gusto da ver tan jovencit@s a quienes más tarde se convertirían en un@s Nhortes inolvidables
La relación Nhorte-Förderkreis ya conformaba una gran familia a través de la cual se fraguaron muchas grandes amistades que aun hoy mantenemos, y siempre recordamos con cariño tanto a quienes venían a nuestro campamento como a quienes nos recibían en el suyo de la Selva Negra, en ambos, cada año, tiene lugar la obligada Fiesta Alemana y Española respectivamente. En Alemania, como podéis ver, no podía faltar la paella…
Al final de cada jornada, y después de conseguir que hasta Felipe se cepillara los dientes, antes de la reunión de Nhortes aún queda tiempo para hacer estiramientos … o algo así.
Como siempre, un beso muy grande para tod@s l@s que pasasteis ese año, que hacía el 16º, con nosotros.
 
 
  

Sin comentarios

Añadir un comentario