PUZLES

Si dispones en casa de un espacio de 7,5 por 1,5 metros podrías enfrentarte al puzle más grande que existe, un gigante de 42.000 piezas titulado “La vuelta al mundo”. Si la superficie de tu mesa o el suelo de tu habitación son más pequeños no te preocupes, hay puzles de todas las formas y tamaños, y para todas las edades.
¡No te puedes imaginar lo recomendable que es hacer puzles! Está probado que mejora la memoria y el estado de ánimo, aumenta nuestra capacidad de resolución de problemas, estimula la creatividad, la concentración, la paciencia, el pensamiento intuitivo y espacial, reduce el estrés y además se pueden hacer en solitario o en compañía.
Sus parientes los rompecabezas de cubos, están indicados para los más pequeños y algunos tridimensionales son un reto desesperante para las mentes más agudas.
Casar adecuadamente las piezas de un puzle es la base de muchos otros juegos y de algunos que realizamos en el campamento, en los que la clave se esconde entre papeles hechos añicos o el tesoro tras un mapa descuartizado.
Cuando las vacaciones de Navidad ya asoman la patita por debajo del fin de semana, te recomendamos que aproveches bien los días que vienen y que te acuerdes de los puzles ante cualquier síntoma de aburrimiento.

Sin comentarios

Añadir un comentario