REUNIÓN DE TODOS LOS ANIMALES

Hay un montón de cuentos que comienzan con una reunión de animales y por supuesto muchos de esos cuentos suceden en la selva.

Los seres humanos imaginan en estos cuentos que los animales tienen sus mismas preocupaciones: saber quién es el más apto para gobernar a los demás, averiguar quién es el más listo, defender la valía de los aparentemente más débiles...

Independientemente del final del cuento, que la mayor parte de las veces consiste en algún tipo de moraleja que enseña a ver las cosas desde otra perspectiva, disfruto mucho de la imagen de ese momento mágico, de tregua selvática, en que todos los animales (absolutamente todos!) son capaces de sentarse juntos y en paz a hablar de sus cosas, lo que también es un gran deseo humano.

“Un día, todos los animales de la selva se reunieron para quejarse de que el hombre les robaba sus bienes más preciosos. “A mí me persiguen por mi cuerno” dijo el rinoceronte, “a mi me buscan por mi piel” dijo el cocodrilo, “de mí ansían mis colmillos de marfil” dijo el elefante. Un caracol que había subido a una roca se hizo oír entonces: “si conociesen cuál es mi característica más valiosa yo correría más peligro que todos vosotros juntos, porque sencillamente yo tengo todo el tiempo de mundo”.

Sin comentarios

Añadir un comentario