TARZÁN

Tarzán de los monos es uno de los personajes de ficción más conocido en todo el mundo. Creado por Edgar Rice Burroughs en 1912, lo que en principio fue una novela más, y debido al gran éxito que tuvo, acabó dejando más de una veintena de secuelas que más tarde acabarían alcanzando fama universal al ser llevadas al cine. De todas las películas que se han hecho sobre este mítico personaje, sin duda la más famosa fue Tarzán de los monos, dirigida por W. S. Van Dyke en 1.932 y protagonizada por Johnny Weissmüller, cuyo grito en medio de la selva ya forma parte del imaginario de todos.
Las novelas de Burroughs sitúan a Tarzán en Sierra Leona, y son muchas las cosas que la versión cinematográfica cambió con respecto al texto original.
En el mundo de Burroughs, los simios tienen su propio lenguaje. Según lo que comenta el escritor, “tar” significa “blanco” y “zan” significa “piel”. Juntando estas dos cosas tenemos el Tarzán que todos conocemos. En las noveles, la simia y madre adoptiva de Tarzán le da este nombre cuando ve su pálida piel sin pelo.
Todo el mundo cree que fueron gorilas los que criaron a Tarzán.. Lo cierto es que esto es erróneo, según el texto de Burroughs. La verdad es que Tarzán creció con una especie de simios desconocida por la ciencia que se parece a los gorilas en tamaño y fuerza, pero son diferentes en otras cosas: suelen andar de pie, cazan animales y tienen una especie de lenguaje hablado. Según las novelas, se hacían llamar mangani, y son grandes y fieros. Los gorilas comunes se llaman en las novelas bolgani, y son enemigos de los mangani.
En aquellos años, había muchos otros escritores que escribieron historias sobre África antes que Burroughs. Esto claramente le influenció al escribir sus novelas. Está claro que Las minas del Rey Salomón fue uno de esos libros que le marcaron para escribir sus propias obras. En aquella época había grandes zonas de África que no habían sido exploradas y no venían en los mapas. Era fácil pensar que había civilizaciones sin descubrir. Era lo que se llamaba el “continente desconocido”. La imaginación de Burroughs hizo el resto y así poder crear docenas de reinos imaginarios para Tarzán.
Aunque la mayor parte del tiempo lo pasa en la jungla, Tarzán es realmente un lord inglés. Esto seguro que te suena si has visto la película de los ochenta (y según los expertos, la más fiel a las novelas de Burroughs), Greystoke, con Christopher Lambert, donde ya se nos muestran las raíces nobles del personaje del mismo modo que se nos deja ver en la primera novela, donde sus padres son John y Alice Clayton, de la familia Greystoke. Ambos mueren en la primera novela.
El Tarzán más famoso de la historia es sin duda Johnny Weissmuller. En las películas podemos ver cómo vive con su pareja Jane en una casa construida en un árbol. Esto no ocurre en las novelas. Lo cierto es que vive en una casa de estilo inglés, una enana granja africana.. Parece que, según las novelas, aun haciendo su vida en la jungla, tiene una casa acomodada donde pasar grandes temporadas.
Hablando de Jane, según las novelas era de pelo rubio. Sin embargo, las primeras películas la personificaban como una mujer morena y en lugar de ser inglesa es americana. Una de las primeras Jane fue la actriz Enid Markey, y Burroughs la tenía tanto odio que la mató en su siguiente novela.
Al final hubo cambios y Jane no estaba realmente muerta. Al ser una serie de novelas, Burroughs decidió cambiar el destino de Jane. En este cambio, el cuerpo sin vida que ve Tarzán es el de una criada, y la verdadera Jane es secuestrada. El cuerpo había sido quemado y por eso no la reconoció al principio. No se explica muy bien el porqué de este cambio argumental tan grande, pero a nadie le importó en ese momento. Lo importante es que la historia continuaba.
Edgar Rice Burroughs tenía una relación de amor – odio con Hollywood. Le gustaba la fama y el dinero que recibía de la industria del cine, pero odiaba los constantes cambios de su personaje.
Lo cierto es que, tanto en su versión literaria, como en la cinematográfica, Tarzán acabaría convirtiéndose en un personaje que ha ido siendo recreado de generación en generación y, aun mostrándonos un África cargada de tópicos colonialistas, con no pocos matices racistas, proporcionó un sinfín de aventuras con las que varias generaciones, hasta nuestros días, fueron cautivadas.

https://youtu.be/s648VLTYcSE

Sin comentarios

Añadir un comentario