TRIBALIA ´97

 
Con TRIBALIA’97, inaugurábamos ciclo temático: “El hombre y las sociedades”. El campa se convertía ese año en una comunidad tribal dinamizada por una generación de Nhortes que dejaría una honda huella en tod@s l@s acampad@s que tuvieron la suerte de compartir con ell@s aquellos inolvidables veranos. Nhorte seguía creciendo, y su instalación seguía incorporando novedades, como el comedor, una gran carpa que vino a sustituir a los míticos “gusanos multicolor” adaptándose así a las nuevas necesidades. ¡También estrenábamos furgoneta!, siempre bien recibida en las playas o los vivaqueos en los que estuviéramos.
Tribalia invitaba a enfrentarnos a las dificultades de las primeras comunidades humanas, en nuestro caso, por ejemplo, a montar nuestra propia tienda de campaña al llegar al campa... pero a la vez, ese año nos atrevimos a conquistar las alturas ¡montando en globo!, cuya imagen ascendiendo en medio del campa siempre recordaremos.
En el plano internacional, ese año, al tradicional grupo alemán de Förderkreis, se sumaba en su visita a Asturias un grupo de jóvenes berlines@s pertenecientes a la asociación Ju-Hu, cuya integración y buen hacer dejaron un bonito recuerdo en tod@s los nhorteñ@s de la época. Asimismo, repetíamos experiencia en Córcega y Selva Negra, estrechando aun más nuestros lazos con jóvenes de otros países y poniendo en práctica, sin necesidad de cursos, nuestros conocimientos en inglés, francés o alemán.
Cerrábamos la convocatoria -por entonces sólo impresa- para ese verano con este bello pasaje de una canción de Lluis Llach:
“Es tan pequeño mi pais
que cuando el sol se va a dormir,
nunca está totalmente seguro de haberlo visto.
Las viejas sabias dicen
que por eso vuelve”
 

Sin comentarios

Añadir un comentario