VOLAR

Los seres humanos pueden correr, nadar, incluso sumergirse en aguas profundas, pero se estrellan contra la fuerza de la gravedad cuando pretenden volar autónomamente y seguramente no hay niño o niña que no haya soñado con volar pos sí solo.

En tiempos modernos la imaginación ha permitido que otros seres venidos del espacio nos pongan largos los dientes con su facilidad para moverse a su antojo por los aires, pero llegado Halloween no podemos menos que recordar que las primeras voladoras de ficción fueron las brujas.

En estos días no nos extrañaremos por ver niñas disfrazadas de bruja, escoba en mano, una imagen que Bruegel el Viejo creo allá por el siglo XVI y que ha llegado hasta nuestros días con gran éxito.

Alejados de tiempos oscuros, el icono de la bruja voladora ha dado paso a cientos de imágenes simpáticas que nos recuerdan constantemente que, por la magia de la imaginación, si cerramos los ojos, podemos volar.

Sin comentarios

Añadir un comentario