Juegos tradicionales para niños

Los juegos tradicionales para niños son el mejor plan de entretenimiento tanto en casa como al aire libre o, incluso, para practicar en un campamento en Asturias. Al transmitirse de generación en generación, todo el mundo conoce sus reglas, por lo que es muy fácil que cualquiera se una a la diversión en todo momento.

Este verano, debido a la situación excepcional que nos ha tocado vivir, algunos de los campamentos no han podido celebrarse. Por lo que, si quieres recordar algunos de los juegos de siempre más populares para enseñárselos a tus hijos y pasar momentos increíbles juntos, ¡esta publicación es para ti!

3 juegos para amenizar este verano

- Juego del pañuelo: los niños deben formar dos equipos equitativos, asignando a cada jugador un número y elegir un árbitro. Por último, se traza una línea en el suelo y los equipos deberán posicionarse a igual distancia de esta; uno a la derecha y otro a la izquierda. Justo en la línea se sitúa el árbitro, el cual sostendrá en su mano un pañuelo o un trozo de tela y dirá un número en voz alta. Los niños que tengan ese número (uno de cada equipo) deberán correr hacia el pañuelo para cogerlo. Si el niño que agarra el pañuelo logra volver a donde se sitúa su equipo sin ser atrapado por el contrincante, ganará el punto. juegos populares infantiles

- Escondite inglés: al igual que en la versión tradicional, un niño cuenta con los ojos cerrados y de espaldas al resto. Los demás se situarán varios metros por detrás y tendrán como objetivo llegar al lugar donde se sitúa el que cuenta, pero deberán hacerlo sin ser pillados. Cuando el que la liga termine de decir «un, dos, tres al escondite inglés, sin mover ni las manos ni los pies» se dará la vuelta y, si ve a alguno moviéndose, lo mandará a la línea de salida.

- Pies-quietos: uno de los niños coge una pelota mientras el resto se sitúa alrededor. En ese momento, dirá «Le declaro la guerra a mi peor enemigo que es (nombre de otro jugador)» y lanzará la pelota hacia arriba. Todos los niños saldrán corriendo, menos el jugador nombrado, que deberá coger la pelota y, cuando lo haga, gritará «pies quietos». Entonces, los demás deberán quedarse en esa posición, mientras el del balón intentará darle con la pelota a otro jugador. Si lo consigue, el que recibe la pelota se situará en el centro de los demás e iniciará otro turno.

En FAC NHORTE S.L. nos encantan los juegos tradicionales para niños; son simples, no se necesita apenas material y ayudan a estimular habilidades como el razonamiento, la lógica o el trabajo en equipo. Además, son buenos para la salud, ya que hacen que los niños se mantengan activos.

¿Se te ocurre algún juego más? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Sin comentarios

Añadir un comentario